Desesperado y con su hija hambrienta, él vendía bolígrafos en la calle, hasta que un extraño le tomo una foto a su hija…

La conmovedora historia de este refugiado sirio en Beirut, Líbano, te dejará con el corazón destrozado…Cuando la vida de quien más amas está en peligro, lo imposible se vuelve posible…Con tan solo 8 bolígrafos en su mano, este padre le demostró al mundo entero que el amor por un hijo es capaz de superar lo que sea.
Seguir leyendo